quisquillosa Otro blog más de WordPress

26 abril 2015

Pasado

Filed under: Sin categoría — malísima @ 16:49

Regreso a mi pasado. Reencuentro con amigos de la Facultad: sonrisas, preguntas, sorpresas…Caras avejentadas, cuerpos cambiados, alegrías, historias, trabajos, oposiciones…Hijos, muchos hijos. Mis compañeras han sido prolíficas y la mayoría optaron por tres churumbeles. Me encontré serena y a gusto, salvo al final, cuando me preguntaron por mi padre y rompí en llanto.

Mi primera desilusión de mi vida, mi novio de la facultad se mostró interesado por mí y por mi vida. Supongo que hasta cariñoso y preocupado. El remordimiento, en mi opinión. No hubo ni chispas, ni rescoldos. Puede que hasta le tenga que agradecer que empezara a ser fuerte y a cerrar mi corazón. Cómo viví de intensamente y de desgarradora esa ruptura. Cómo lloré y me desangré en esa condena que me obligaba a seguir viéndole a diario bajo la máscara de una fingida alegría. Aprendí mucho y cómo me ha servido después!.

Me encontré bien y mejor que todos ellos. Las flacas estaban gordas; los guapos, calvos; los feos, amilanados; los simpáticos, cortados embutidos en su tripa cervecera y las divas pasaban a ser matronas con papadas prominentes. Agradecí haber regresado al mercado: apenas dos kilos más que lo que pesaba en la universidad, mis mechas rubias, mi escote pronunciado y unas abdominales bastante firmes para mis dos embarazos y mis muchos años.

Y se volvió a cerrar el círculo y la ironía la puso el destino: resulta que esa suegra que nunca tuve, esa madre tan especial que nunca me presentaron porque era del Opus y por la que yo debía cambiar mi forma de ser, de vestir, de creer, de actuar…Esa madre de ese novio veinteañero que no conocí resulta que apenas vive a dos portales de mi casa actual. Quizá es esa señora con la que coincido comprando el pan o pidiendo la vez en el supermercado. Quizá esa mujer para la que yo no era suficiente, me ve a diario y me sonríe…y ninguna de las dos hemos sabido nunca la una de la otra…

14 abril 2015

La roca

Filed under: Sin categoría — malísima @ 0:45

Así me ha definido el nuevo amor de mi hermana y me he echado a llorar. Tampoco sé el contexto en el que lo dijo ni qué quería decir pero yo lo he escuchado y me he echado a llorar. Era una conversación trivial, sobre las amigas ajenas y la opinión que un hombre tenía sobre ellas. Siempre hemos comentado lo mismo: nosotras valoramos y criticamos de distinta forma a como lo hacen ellos. Total, que una amiga rubia, de ojos claros e interesante para nosotras, se convierte en una Matrioska para un cuarentañero y sin ningún atractivo mundanal.

Al cabo del rato, pregunto con malicia: “Y de mí, qué opina? Estoy en el mundo o no?”. La contestación de labios de mi hermana y oculta bajo sus gigantes gafas de sol ha sido una afirmación seguida de “para él, además, eres una roca”.

Por un lado me agrada. Siempre quise ser fuerte, tirar yo sola, mirar por mí y sin necesidad de nadie. Por otro lado me entristece. Sé que no soy así, que soy lo más sensible y tierna del mundo, la más llorona, la más entregada, la más ñoña y amilanada. Sin embargo, me siento curtida a base de palos. A base de sinsabores.

Está visto que lo que me dijo mi amigo aparejador es cierto: puedo asustar porque parece que puedo con todo. Verdaderamente, puedo con todo pero…no hay posibilidad de que alguien me de un poco de mimo para que pueda seguir tirando??

Powered by WordPress