quisquillosa Otro blog más de WordPress

27 noviembre 2012

Verba volam

Filed under: Sin categoría — malísima @ 13:08

Por qué sigo emocionándome? Por qué vuelvo a llorar? Está claro que se llora por algo. Está claro que no merezco enzarzarme en nada que me haga daño. Era bueno. Era dulce. Tierno. Guapo. Encantador. Pero no ha olvidado, no me quiere como me debe de querer. Es una amistad. Una gran amistad. Sólo eso. Teníamos complicidad, mucha, de las mejores. Sin embargo yo era material de segunda. A mí se me han negado los besos, las caricias, los piropos…¿para qué seguir? Quizás a la tercera vaya la vencida…o quizás, no. Quiere que le escriba, que se lo cuente, quiere saber de mí. Ya ha sabido bastante. Ya ha tenido bastante.

Creo que debe haber algún dicho que diga que fue más feliz quien más dio. Si no es así, que lo inventen…

Ah! y latinajo de un profesor de ayer “verba volam” (=las palabras vuelan). Pues eso, que las palabras se las lleva el viento y las relaciones no se pueden fundar en palabrería. Eso es para los charlatanes, para los comerciantes…el corazón no se alimenta de palabras si no de hechos…Y sí, mi corazón necesita mucho entusiasmo, mucha ternura y millones y millones de besos….

25 noviembre 2012

el convenio

Filed under: Sin categoría — malísima @ 18:52

Y mi ex sin firmar el convenio. Ahora, que ya pasó el año, que ya tiene su vida y yo la mía. Ahora. Ahora no firma.

Hay gente que dice que es por temor a comprometerse económicamente cuando hay una crisis tan brutal que no sabemos cómo nos afectará a cada cual. Para algún enfermizo, incluso piensa que sea por su deseo de volver.

Para mí, está claro. Su mente piensa que si ahora firma a lo que yo le digo es una bajada de guardia. Él decidió. Él terminó y él se marchó. ¿Voy a ser yo ahora la que le vaya con prisas?? Ni hablar. Su maldito ego masculino no se lo permite. Él volverá a decidir cómo y cuándo lo firma.

Y mientras tanto, continuará con los mails hirientes y malintencionados. Ya no me duelen. Ya sólo me merecen una callada repulsa.

Quizás al próximo te encuentres con una contestación inapropiada. Por todas las que me callé. Quizás prefieras que el diálogo se convierta en batalla…y yo, ya no tengo nada que perder…

Ciao ciao

Filed under: Sin categoría — malísima @ 18:36

Porque sí. Porque siempre te quise y siempre te querré. Pero es inútil poner presas en el mar o barreras a un río. No puedo jugar a lo que no soy. No puedo pretender vivir una vida tranquila, sosegada, cuando soy pura pasión.
Tampoco quiero sentirme mal porque no me correspondan, porque no me den los cuidados, los mimos y los piropos que yo doy. Sé que soy rarita, que no tengo término medio y que quizás, vuelva a equivocarme. De nuevo, otraaa vez…Me siento como Forest Gump relatando que siempre le recibía el presidente de los EEUU y para él, ya era aburrido tanta recepción…Pues yo me siento igual, relatando mis decepciones: otraaa vez…

No me sirve que me digan que soy un encanto, que me quieren un huevo y que luego no pueda extraer más que un piquito de abuelo. No puedo soportar que los piropos excaseen y encima suenen a aprendidos. No. Así no.

Necesito mucho amor, mucho cariño. Muchos besos, muchas locuras. Muchas palabras tiernas y que no suenen a forzado. No quiero ser yo la que solucione, la que diga, la que aconseje, la que dé masajes, la que se preocupe de si se fuma mucho o de si cicatrizan bien las heridas (tanto reales como sentidas). No, ahora no. Ya soy madre. Esa labor la hago a diario, con todo el amor de mi corazón, con mis vástagos.

Ahora necesito sentirme mujer. Ni siquiera ser una esposa abnegada y cumplidora. Halagadora y dispuesta a solucionar los mil entuertos de los demás.

No. Ahora necesito ser yo. Que me miren embelesados. Que suspiren por mis curvas, que rían conmigo de las ocurrencias, que me sigan en los bailes locos, que se sientan fuertes cuando me paseen a su lado. No necesito, ni de lejos, ser el pañuelo de nadie, el código civil de ningún ciudadano, ni la enfermera de ningún triste hospital. Noooo.

Necesito que me aprecien, que me arrebaten, que me deseen. Eso no llega con el tiempo. Es al revés. Con el tiempo todo se diluye. Nada evoluciona in crescendo. Si hasta ahora no logré más que un beso y han pasado seis meses, poco más voy a recibir. Por más que pasen los días, los meses, los años…

Estaba tranquila y era bueno para mí. Pero mi entusiasmo, mi sangre, mi corazón necesitan ebullir y latir. No deben seguir en formol. Se ha terminado. Será invierno pero necesito el calor de una primavera apasionada.

Y aún así, te quiero y te querré siempre. Ciao. Ciao.

Powered by WordPress