quisquillosa Otro blog más de WordPress

31 julio 2012

Sonrío

Filed under: Sin categoría — malísima @ 17:37

Sí, sonrío.

Mis putas maravillosas lo saben y… alguna persona más.

Sonrío.

Ya vendrán de nuevo los llantos, lo sé, la vida no es como la queremos, sino como la vivimos. Y las oportunidades rara vez se nos cruzan dos veces en nuestro camino…

26 julio 2012

móvil

Filed under: Sin categoría — malísima @ 18:14

Ahora lo que queda de relación es por móvil. Hubo un mensaje, remitido por una manita inocente, que le sentó fatal. Bronca y más bronca. Y yo escuchaba y, esta vez, ya me atreví a rechistar.
En su mente había creado mi imagen instando a un menor a mandarle un mensaje…yo, que en la vida he puesto a los niños de un lado o de otro, que, además, pudiendo hacer que odiaran a terceros que han hecho tambalear nuestro matrimonio, no lo hice. No es mi estilo. Nunca. Los niños aparte y felices.
¿Cómo pudo pensar eso de mí?
Desde luego, intenta no conocerme. Allá él. Yo sí que no le conozco. Ni en mi peor pesadilla pude encontrar un ser semejante.

Intento cerrar página. Creo que lo voy a conseguir.

Gracias a las personas maravillosas que están siempre conmigo. Gracias a las que vendrán. Gracias a las que volvieron a mí. Mil gracias. Os quiero.

14 julio 2012

Sobresalto

Filed under: Sin categoría — malísima @ 11:02

Me levanto, recojo, hago camas, desayunos…Tengo la mente en los hechos cotidianos.

Sin embargo, me asalta la duda del futuro. ¿Que me deparará el porvenir? Me veo sola con mis pichones o me veo con alguien a mi lado. Veo factibles ambas cosas. Todo puede suceder. Incluso me puedo encontrar en una familia numerosa, al juntarme con algún divorciado con críos, al estilo de las series de televisión…

¿y por qué he pensado en mi ex? (dice mi psicóloga que es mejor que le vaya poniendo nombre a la situación). Pues el caso es que me he atormentado al pensar que, en breve, aparecerá con una señorita con diez años menos.

Es un señor que está muy bien y puede encontrar a cualquier pibón. Es más, seguro que su situación deslumbra a alguna chica mucho más joven y enseguida retomará su vida. En el fondo, es lo que hizo conmigo. Le serví para olvidar. Mira tú…

Y si llegase el caso, se encontrará con que la chica nueva le pide descendencia y mis hijos se encontrarán con un hermanito al que cuidar y si hoy, han pasado ya dos días sin hablar con su padre, sin un triste mensaje, pues pasará que ellos quedarán desatendidos por parte de su progenitor.

Él, que siempre habría presumido de padrazo…

Estoy llorando. Sigo deseando que mis príncipes sean felices.

13 julio 2012

Madurez

Filed under: Sin categoría — malísima @ 18:57

Y si no maduramos nunca? Tengo la sensación de haber sido más madura a la edad de once años que ahora. De ser más cauta, más hábil, más responsable.

Pero es que, para mi extrañeza, me encuentro como en un terrible paréntesis. Sí, me metí en el paréntesis del matrimonio: vida calmada y perfecta donde las haya (ojo, nunca renegaré de mi matrimonio: he sido terriblemente feliz, muy, muy feliz!!) dejas de vivir y compartir con las amistades del pasado, las juergas del pasado y las andanzas del pasado y saltas a la vida familiar. Primero, te vuelcas en tu pareja y surjen amistades nuevas, nuevo ocio y después, la llegada de los críos y la familia. Cambio de hábitos y rutinas.
¿Y ahora, qué me encuentro? Pues que, para bien o para mal, la vida ha sido la misma para mucha gente. Me encuentro con amistades que me cuentan que llevan separados o divorciados un tiempo y que me acogen. Que me cuentan sus experiencias y que me dan ánimo (ojo! que son amigas de antaño, nada de suscripciones a webs para encontrarme a damiselas anónimas o machotes en celo, como sé que ha hecho la contraparte).
Bien, pues eso, que me sorprende que ahora vuelvan a aparecer en mi vida, gente que conocí con dieciocho, con veinte años. Y lo que me maravilla es que esa vieja amistad se haya quedado ahí, estancada, parada, esperando a que yo saliera del paréntesis…No me ha costado ni medio minuto contar mi batalla, sincerar mi alma (en mayor o menor medida, claro está) como si esos otros veinte años sin vernos, sin hablarnos se hubiera quedado reducido a unos veinte minutos más o menos.
Me ha sorprendido gratamente volver a ver a esas personas y que no nos haya generado extrañeza o rechazo, al revés, que toda conversación haya sido fluída, clara, amena.
Que yo tenga buenos recuerdos de cada persona que conocí y que ellas tengan también buen recuerdo de mí. Que brote la sonrisa con la anécdota o el llanto por un sufrimiento pasado y nos encontremos hablando, sin más; rememorando y saboreando historias antiguas.
Aunque también me hace pensar en que, en cierto modo y por más que nos empeñemos, no hemos vuelto a madurar desde entonces. Por más que ganemos experiencias, seguimos siendo, en esencia, los adolescentes que jugamos a crecer pero sin haberlo hecho realmente.

He salido del paréntesis y ahí están, quienes menos me imaginaba y recibiéndome con el mismo cariño, la misma ternura y las mismas ganas de siempre. ¿Cómo podía imaginarlo? Estoy muy agradecida. Todavía no tengo ganas de juerga pero vendrá, vendrá y soy afortunada porque tuve ocasión de sembrar cariño en muchos corazones. Quizás en algún momento fui buena chica…

10 julio 2012

Vuelta de vacaciones

Filed under: Sin categoría — malísima @ 12:31

Vuelta de semana de vacaciones y primer chasco. Quizás estaba esperando demasiado. Pensaba que me podría echar de menos, que podría servirle para recapacitar, para serenarse. Encontré ironía y crítica. Más de lo mismo. Yo me mostré cordial. Creo que no es el camino. Está claro. Todavía no puedo tener con él otra actitud, pero la empezaré a tener.

Estos días, sin él y sin los tesoros, me ha servido para hablar y explayarme con mis amigas. Intentan que abandone mi sentimiento de culpa. Me hacen ver las cosas desde otro punto de vista y me ayudan mucho. Llegará el día en que ya no llore más por él, en que le mande muy lejos y no quiera saber nada suyo. Empezará la ira y recuperaré mi dignidad.

Ahora me consuela la manita de mi peque que me reclama cada vez que me quiere contar algo y la espalda de mi rubio pidiendo mimos y letritas en la espalda. Sé de un nombre que no volveré a escribir…

8 julio 2012

Canción

Filed under: Sin categoría — malísima @ 12:18

Una canción de Alejandro Sanz. Apenas entiendo la letra. Sólo hay un estribillo y repite “soy tu suerte”. Inmediatamente los ojos se me empañan y se me nublan. Trago el sabor de las lágrimas a la altura de la garganta para que no salgan.

Verdaderamente, fui tu suerte. Quizás por eso te empeñes en hacérmelo pasar tan mal.

7 julio 2012

Cambios

Filed under: Sin categoría — malísima @ 9:47

Me hace gracia pensar que pueda ser un influjo de la luna o algo similar. Ayer una vieja amistad me comentó que quería romper con todo. Sí, yo también.
Me he sorprendido dando a la tecla del envío de mi curriculum a Venezuela o a México…Desde luego, antes no lo hubiera hecho nunca y ahora, ahora deseo huir. Salir de todo esto, de todo lo que me oprime.

Estoy sientiendo que la vida pasa por mí y no que sea yo la que pasa por la vida. La que tiene sus riendas y la que dirije sus pasos. Eso no es, contra eso me he de revelar. Aquí, en Méjico o dónde haga falta.

Sé que puedo, que lo que no te mata te hace más fuerte. Resilencia lo llaman. ¿Cuánto más he de sufrir? Ni un segundo más. ¿Cuántos duelos he pasado? Ya van unos cuantos…Me doy cuenta, por ejemplo, que lo que más dolía de la pérdida -y aquí hablo de pérdida real- es la certeza de que las ilusiones que habías puesto, no se iban a cumplir. En todos los proyectos, en todas las relaciones, en todas las vidas se crea una expectativa, un futuro. Cuando se rompe, te das cuenta de que ese viaje que planeaste no lo podrás hacer, esa promesa de conocer a su familia o esa cena fantástica no tendrá lugar…Se queda en nada. En una mera anécdota que contar.
Pues bien, yo no tenía ninguna expectativa a futuro. Quizás sí, envejecer juntos, pero ni un plan, ni un sueño, ni un viaje. Todo lo que nos propusimos lo teníamos: casa, hijos, trabajo…¿y ya??
Quizás, verdaderamente, nuestro viaje había terminado. No habíamos hecho nada por comprar el siguiente billete…

4 julio 2012

Observada

Filed under: Sin categoría — malísima @ 18:55

Hoy sí que me he sentido una mujer maltratada, ultrajada y, ¿por qué? Por una puta cuenta bancaria.
El señor ha hecho una transferencia, sin más, y estará justificada pero lo que me ha dolido es el hecho de que entre, abierta y descaradamente en la cuenta. Cierto que es de los dos. Cierto que las claves de acceso están a su disposición pero, esa era la cuenta que se me asignaba en el reparto de bienes. Por tanto, mía.

Me he sentido observada, espiada. Ahí están mis cargos, si he ido a tal cajero o al otro, si he puesto gasolina, si he gastado más o menos en el recibo del móvil. En definitiva, mi triste vida.

Cuidado que, para no sembrar desconfianza, al inicio de la ruptura, le abrí todo lo mío: los mails, las facturas, todo. No sirvió de nada. Aún así seguí con la política de “todo abierto”. Ahora él bien que se ha llevado el dinero a SU cuenta, en SU banco, con SU vida. Hasta hace un par de semanas ni sabía SU nueva dirección. Ya está bien. Se ha terminado. He reactivado mi cuenta de soltera. Esa con la que empecé a labrar mi futuro. Esa donde iba ingresando, cual hormiguita para cuando lo necesitara.
Es sólo el principio. Mi casa, que también es suya, seguirá abierta. No puedo evitarlo, sobre todo porque considero, que, para bien o para mal es de los niños. Aún así algo más deberé hacer. No quiero, por ejemplo, que acceda a mi armario, que sepa si tengo ropa nueva o si gasto o no en nuevas cremas o accesorios.
Lo siento mucho, señor mío, hasta aquí. Saliste por la puerta y cerraste ésta, no?? ¿Cuánto he hecho por dejarla entreabierta y esperar su regreso? Mucho. Todo. Demasiado.
Hoy me toca a mí cerrar la puerta. He empezado por la cuenta. A lo mejor es el principio de mi cura. A lo mejor es el principio de mi vida.

A mis maravillosas putas: el amor no existe. Os quiero.

Empatía

Filed under: Sin categoría — malísima @ 13:24

Me agarro a un clavo ardiendo pero estoy mal. Se me siguen saltando las lágrimas. Hay veces que pienso que estoy feliz pero me engaño. Intento buscar el lado positivo de la situación, pero la situación me supera.

Ya no están mis príncipes. Les toca una semana con el papá. En principio me había planteado llenar todo mi tiempo de ocio pero es imposible.

Me embarga la pena cuando amanezco y no veo sus camas abiertas. Yo duermo con la luz quita-miedos encendida, sin ella, no podría dormir.

Es cierto que así puedo dedicarme a mí misma pero me siento al televisor, mal comiendo y atiborrándome de helado, a cucharadas, como hacen en las películas americanas. Tendría que salir más. No puedo. Tampoco tengo con quién. Ya abuso de mis amigas y me sabe mal forzar los planes para que cuenten conmigo.

Me ha sorprendido que mis vecinas se preocupen. Las personas que menos esperaba y ahí están. Está claro que el roce hace el cariño, o cuanto menos, la empatía.

Powered by WordPress