quisquillosa Otro blog más de WordPress

31 mayo 2012

Formol

Filed under: Sin categoría — malísima @ 9:22

Hasta ayer pensaba que podía llegar a arrepentirse. No había transferido todo el dinero y, quizás, era un signo de que no se iba a ir. Es ridículo pensando en que ya tenemos todo hablado y un acuerdo firmado. No ha peleado por nada. Todo para mí. Casa y niños. Sin discusiones, sin malestares. Para eso, -que es lo más traumático- no ha habido problemas. Me ha despachado con una simple firma. Sencillo. Va a ser que no ha habido más en nuestras vidas.
Cuidado que me lleva haciendo la vida imposible meses y meses, y aún así, si me dice algo, le volvería a abrir las puertas de mi vida y de mi corazón. Si seré tonta…

De todas formas siento que se me ha endurecido el corazón.

El corazón cuando ama está rojo, ardiente, jugoso. Lo asemejo a una fruta madura, estallante, que derrama líquido en cuanto lo aprietas, ávido de sentir, de latir, acelerado, desbocado. Sin embargo, el mío, está gris, parado, rígido. Es como los corazones que se ven en un laboratorio, a través del cristal, sumergido en formol: sin vida, mortecino. Quizás ya no sirva para resucitarlo nunca, quizás ya no sirva para amar a quien tanto ha amado.

Orgullo. Eso es lo que me dicen que está impulsando sus sentimientos. Ha podido más su orgullo que su pasado, su egoísmo a su razón, su adicción a su querencia (no es amor, me ha demostrado que amor no me ha tenido).

Habrá que continuar. Ayer me picó la curiosidad por las webs de contactos, ésas en las que él se metió y suscribió, ésas en las que tanteó nuevas amistades, nuevas voces, nuevos consejos. Creo que ha descubierto que la vida de soltero es atrayente. Creo que al irse, ya no volverá nunca.

29 mayo 2012

Normalidad

Filed under: Sin categoría — malísima @ 15:15

Ayer hubiera dado todo porque se normalizase, porque se quedase. Parecía un día tan corriente y tan calmado…No pudo ser. Ni un gesto, ni una palabra, ni un roce. Le voy a echar de menos. Cuánto le voy a echar de menos! No creo que él a mí. Me odia. No sabe por qué pero me odia. Ojalá pudiese reflexionar, acallar su orgullo y mirar adelante. Maldito orgullo. Maldita educación. Malditos prejuicios sociales.
Estoy harta de todo. Me envuelven unas ganas de llorar enormes, con cada cosa, con cada detalle. Hay que seguir. Hay que seguir. Hay que seguir.

28 mayo 2012

Mr. Hyde

Filed under: Sin categoría — malísima @ 9:37

Otra noche horrorosa. El viernes, el mayor estuvo malo y se despertó en dos ocasiones. En la segunda, vio la luz del salón y, con su mejor voluntad, fue a “dar un besito a papá”. Lo que no sabíamos era que no iba a ver a papá, iba a despertar al temible Mr. Hyde.
Entonces, despertó de su letargo y temió que la iniciativa hubiese sido mía. Vi cómo su cara y su voz se transformaba. Yo, sólo le miraba, no escuchaba sus desprecios, sus insultos. Me bastaba mirarle para ver que es lo que no quería en mi vida.
Le suplicaba silencio para los niños, él encendía la luz y me reclamaba. Me acostaba en mi cuarto, él venía a buscarme con maledicencias. Le aguantaba sus bastedades, salía. Media calma. Vuelta al cuarto a despertarme. Insultos. Se me ocurrió defender que “la mentira siempre es mentira”. Más enfrentamiento. Volvió a irse. Vuelta a mi cuarto, amenazas: “te voy a pasar por encima”…
Quedamos en que, esa noche no le dejaba marchar (para qué?, por cuídarle, cómo sigo queriendo cuídarle? Por qué vigilo por su bien?) a cambio de que, al día siguiente, yo desapareciera por veinticuatro horas.
El sábado me acogió mi hermana. Estuvo conmigo y me dejó su casa. Qué bendita! Lo que yo no hice por ella…
Ahora sólo deseo que llegue el día uno. Que tenga que empezar lo que tenga que empezar. Pido la tranquilidad que no he tenido. Pido sosiego y calma. Sé que no merezco más mal.

23 mayo 2012

La separación

Filed under: Sin categoría — malísima @ 9:52

-Así no podemos seguir…
-Pues tú me dirás.- contesté, aún sabiendo la respuesta.
-Nos separamos.

Y no brotó ni una lágrima de mis ojos. Estaban ya tan cansados, tan secos de llorar noche tras noche que ya no reaccionaban. La decisión estaba clara. Incluso estaba cantada desde el inicio, desde ese San Valentín que se marchó provisionalmente.

¿Cómo es posible tomar esa decisión tan dura sin alterarse, sin escándalo, sin lamento? Pues supongo que debe ser parecido al fallecimiento de un ser querido tras una larga enfermedad: se siente la pérdida pero te reconforta saber que ya no habrá más noches de hospital, más cuidados sin paliativos, menos dolor y sufrimiento. Nuestro matrimonio agonizaba y no servía de nada tenerle asido al tubo de respiración. Ni los rescoldos de la pasión, ni los hijos, ni la esperanza. No quedaba nada. Y sabe Dios que no por mi causa. Que yo le he adorado e idolatrado. Le he cuidado, le he querido, le he ensalzado…Le he hecho el mejor marketing del mundo y ahora, hay gente que no lo entenderá, que me tachará a mí de gilipollas. Sin embargo, habría algo que fallaba, si no, no es comprensible.

Habrá que recapacitar y examinarse. Habrá que saber cuál fue el error. La desconfianza, el engaño, la rutina, el aislamiento. Cuántas cosas habrán influído hasta llegar al desamor…

Qué tontería!! Si el amor no existe…Sólo ha sido un destello. Diecisiete años de luz…Bueno, no me asusta, lo he intentado. He vivido confundida en un sueño y en un proyecto…Ahora toca seguir. Con lo que venga…

21 mayo 2012

Fin

Filed under: Sin categoría — malísima @ 16:19

Ha llegado el fin. Ya no soporto más la situación. Camas separadas, vidas separadas. Falta plasmarlo en un papel. Sólo eso. No merezco más desprecios. No merezco más sinsabores, más noches sin dormir. Lo he intentado. He hecho todo lo que tenía que hacer. Sé que tuve la culpa. Sé que pedí perdón de corazón, que hice lo imposible por recuperarle.
Contra el desamor, nada se puede hacer. Él se ha empeñado en que no le quería y con ello, ha llegado a su pleno convencimiento. Nos seguirán uniendo nuestras criaturas. Con el tiempo, incluso los recuerdos.
Ya no quiero luchar más, pelear más, justificar lo injustificable.
Ahora toca volver a empezar…

11 mayo 2012

Correcto

Filed under: Sin categoría — malísima @ 13:22

Sé que estoy haciendo lo que tengo que hacer. Saberlo es bueno. Tengo la conciencia muy tranquila. A pesar de los insultos, mantengo el aire cordial. Además, he ido al hospital y he echado una mano a mi familia política…cuántas no lo hubieran hecho, cuántas hubieran aprovechado para mandar todo a la mierda.

No lo hago por ser mejor ni peor, lo hago porque sí y porque así duermo como un bebé por la noche. Sé que hago lo correcto.

10 mayo 2012

La noche

Filed under: Sin categoría — malísima @ 14:59

Y con la excusa de las enfermedades familiares, regresó a la una y media de la mañana. Me había acostado con la idea de no levantarme bajo ningún concepto pero la incertidumbre me pudo. Al día siguiente intervenían a su padre y estaba preocupada. Me levanté y pregunté…El caso es que noté el alcohol en su aliento y pude entender que la demora no había sido sólo por atender al enfermo, si no que había existido algún traguito de acompañamiento.

A partir de una interjeción mía, se desató la ecatombe. Primero, echándome de la cocina y dando portazos. Después, yendo a buscarme en el dormitorio, encendiendo luces y soltando insultos.

Habíamos dicho que insultos bajo ningún concepto…

Ya no he pegado ojo en toda la noche. Ha sido tal malestar que me la he pasado llorando. Esta mañana no me reconocía en el espejo, de tal hinchazón que tenía mi párpado derecho.

Con tanto desgaste, va a llegar el momento en que ya no aguante nada. En que la que cierre la puerta voy a ser yo…Sin embargo, sigo sin culparle a él. Así no es él, es la cervecita de más. ¿Cuál es la conclusión? Pues que, aunque no sea él, la que no soporta los excesos soy yo y no los debo consentir. Por su bien, por mi bien y por el de dos criaturas maravillosas que no lo se merecen y que, hasta ahora, siguen viviendo felices.

9 mayo 2012

Trapos sucios

Filed under: Sin categoría — malísima @ 12:00

Es una pena. Ahora llega el momento de lanzar dardos envenenados. Que si tú hiciste, que si yo no te he pedido, que si… Resulta que todo lo que he podido hacer ahora resulta que es malo. Y qué hago?. Callo. Intento no entrar en discusión. No va a servir de nada. De qué me va a valer defender mis actuaciones en un pasado? Si además, cualquier cosa, como dicen en los juicios sajones, va a ser utilizado en mi contra.
La gente que sabe de mi carácter no da crédito a que pueda estarme tan calladita, a que no salga como una leona peleona a dar la versión de los hechos, a que diga lo que tiene que oír.
Sencillamente, no veo que pueda aportar nada. Servirá para mayor confrontación. No es bueno y yo estoy siendo muy cauta.

Que estoy aguantando mucho? Puede. Quizás siga siendo mi sentimiento de culpa. Qué me estoy dejando amilanar? Es posible pero no va a durar eternamente. Si sirve para que luego sigamos juntos, me alegraré de no haberme desgastado en discusiones inútiles. Si sirve para distanciarnos, sabré que tampoco ha sido por haberme enfrentado en dimes y diretes.

De todo esto, desgraciadamente, sí que saco algo en claro: sigue reafirmándose en su idea de separación. Está buscando todo lo malo del pasado, ya no mira los hechos recientes, si no todo lo que nos ha podido desunir en los años de la convivencia. En fin, que sea. Contra eso, ya no puedo hacer nada.

4 mayo 2012

De mal en peor

Filed under: Sin categoría — malísima @ 14:03

Creo que lo de acudir a terapia es para reafirmarse en su opción de dejarme. Ya me ha dicho que no quiere estar conmigo y que le creo ansiedad: mal asunto.

A todo esto la convivencia es cordial, como quien vive con el vecino del quinto…mal asunto.

Tampoco quiere aparentar. Mal asunto.

Y que empiece a buscar mis ratitos de supuesta libertad. Que salga, que me divierta, que haga lo que me apetezca…Mal, mal asunto.

3 mayo 2012

El otro cuarto

Filed under: Sin categoría — malísima @ 10:29

Cuatro días de vacaciones. Escapada en familia y, cuando parecía que ya todo iba de maravilla, se torció. Todos los días él ha estado bebiendo, pero yo no le decía nada. Al tercer día ya se lo reproché. Me contestó que no me estaba dando cuenta de que no quería vivir conmigo, que no me soportaba, que bebía por mi culpa, que no me daba cuenta de que estaba todo acabado…

Ayer, al regresar, dormí en otro cuarto. No creo que merezca más daño.

Powered by WordPress