quisquillosa Otro blog más de WordPress

26 abril 2012

La prórroga

Filed under: Sin categoría — malísima @ 13:27

Estupendo. Ayer semifinal de la Champion. Hubo un momento de eterna duda. Una cervecita y se quedará mirando el partido. No me hará ni caso… Yo no paraba de hablar y comentar las jugadas. En un momento, hablando de lesiones, de forma casual, me levanté el blusón del pijama a la altura de las abdominales y, de repente, él se cambió de sitio hacia el cheslón. Lo que parecía que significaba que se colocaba para recostarse, fue todo lo contrario. Sin más preámbulos, empezó a acariciarme: “parece que estás tensa”.
Mi respuesta fue “todo sea por el fútbol”.
No pude abrir los ojos en toda la prórroga…
Aaays! ¿Podrá seguir así??

25 abril 2012

De terapias

Filed under: Sin categoría — malísima @ 15:58

Es el colmo. Acaban de cuestionar, no ya mi trabajo, si no, si soy capaz de remitir las cosas a tiempo. Por supuesto, un jefazo, por supuesto, un incompetente.

He querido telefonearle para no dejarle con la última palabra, pero mi superior directo le ha restado importancia. Estoy indignada y no sé cómo me comportaré en un futuro más o menos cercano. Vamos, que no soy de las que me quedo calladita y sin rechistar.

En otro momento, hubiese reenviado el mail y hubiera pedido ayuda a mi esposo. Ahora pienso que no es bueno, que me aprovecho, que le sienta mal cualquier cosa que venga de mi correo. Que, además, la lógica respuesta debiera ser “apañátelas” y, a la larga, soy yo la que debo apañármelas solita. Por si acaso…

Él dice que va a comenzar una terapia. Me alegré sobremanera cuando se lo escuché. Quizás sólo le sirva para reafirmarse en que no me quiere. Bueno, si es así, tendré que asumirlo pero es cierto que él necesita ayuda y que le vendrá bien.

He tenido ocasión de hablar con parejas que han sufrido crisis matrimoniales. Muchas, en algún momento, han tenido que recurrir a terceros para superarlas. Todo el mundo comenta lo mismo: si acudes a un psicólogo no te descubre nada nuevo, te dice cosas que son “de cajón” pero que es necesario que te lo diga alguien ajeno para que te des cuenta de las cosas normales. Por ejemplo, ha habido gente que me ha comentado que estaban dispuestos a separarse por algo imperdonable pero que, a preguntas banales del experto, se fueron dando cuenta de que su vida matrimonial era perfecta, que llevaban años siendo amigos, construyendo una vida en común y que lo que les separaba era un hecho puntual, con lo que, tras unas sesiones, se perdonaron y continuaron. ¿Acaso no sabían que se llevaban bien? Pues claro, pero necesitaban que un especialista les dijera, desde la objetividad, las cosas tal y como eran para que pudieran tomar una decisión. Otros me han dicho que sabían positivamente que el problema estaba en su actitud, y que necesitaban que alguien les dijera cómo comportarse, cómo modificar paulatinamente la conducta.

En fin, que confío en que sirva de ayuda. A él y a mí.

Y sobre lo que comentaba al principio: ¿Alguien sabe a quien acudir cuando tienes ganas de contestar a un correo insolente de un jefazo?? Me lo temía…

14 abril 2012

Cuesta…

Filed under: Sin categoría — malísima @ 15:54

Por qué tengo que aguantar sexo malo? Pues eso digo yo…pero mi conciencia culpable me dice que aguante. Y no es malo del todo, pensando que hay de todo lo que hay que tener pero…cuesta.
Cuesta el indagar si habrá o no habrá.
Cuesta el buscar el momento propicio. Y, lo peor, cuesta empezar. Y cuando digo empezar no es por mí, que ando salida como pocas. Cuesta empezar porque hay que arrimar, improvisar, toquetear, suspirar, ahondar, salivar, acariciar…hasta que empiezas a ver que hay un atisbo de que eso levanta y prospera.
La culpa es del alcohol. Mal compañero donde los haya y, aunque te sirve en un momento para desinhibirte, si está unido a medicina del alma, es mala terapia de cama. Así que necesito mucha calma, mucho esfuerzo y mucho mimo para que el fornicio llegue al culmen. Ha habido veces que parecía que todo marchaba y ha habido una caricia mal interpretada que ha terminado de sofocar la melodía. Los dos sabemos que no era la caricia, que era la sinfonía de cervezas y gin-tonics que se repiten noche tras noche, pero, por nuestro bien, callamos los dos y dejamos pasar el tiempo, por si surge otra oportunidad y es más agradable…
De todas formas, no nos quejaremos. Poquito a poco. Y como el anuncio: tacita a tacita. Que el sexo es cuestión de baile y tiene que llegar un momento en que volvamos a bailar apasionadamente los dos…

9 abril 2012

El regreso

Filed under: Sin categoría — malísima @ 15:15

Volvió a casa. Y qué fue lo que le hizo volver? Cuestiones económicas. No por mí, no por los niños, sólo porque no hay dinero para mantener dos viviendas y, ahora que veo la cuenta bancaria, sobre todo, del ritmo de vida que ha estado llevando como señor soltero: copas de noche, cenas en restaurantes, compras de licores Premium en tiendas especializadas…No, claro, así no hay quien pueda vivir…
Al principio me tranquilizó. Me gusta tenerle cerca. Después, ha ido por momentos. Ha habido momentos buenos, tranquilos, divertidos. Hay críos de por medio y siguen siendo una inspiración. Ha habido momentos malísimos. Incluso a mí me dio un ataque de pánico una noche que salió sin rumbo y, bien entrada la noche, no tenía noticias de dónde andaba. Ha habido broncas. Ha habido mucho alcohol. El exceso de alcohol me aterra. No es él. Se convierte en un personaje que puede violentarse por cualquier detonante o, por el contrario, un ser anodino con los ojos puestos en películas delirantes de Tarantino hasta altas horas de madrugada.
Además, aunque insista en no desearme, y a pesar de la crisis, han existido encuentros íntimos. Sin embargo, si hay alcohol de por medio, es imposible. Es cansino, inerte, desesperante.
Los que me conocen no se explican que pueda aguantar yo tanto. Los que me conocen dicen que le sigo queriendo y que puede que sea un error mío. Que quizás, con todo lo que yo le he hecho, ya no vuelva a ser el mismo nunca más y eso no tiene solución.
Todavía confío. Hará falta más tiempo…Yo le sigo echando ganas.

Powered by WordPress